Más de 30 años ofreciéndote lo mejor

  1. 1988

    Fundación de la compañía. Elaboración de salmón ahumado.

  2. 1995

    Incorporación del ahumado de bacalao y trucha.

  3. 2014

    Lanzamiento de la gama de bacalao desalado. Obtención del certificado IFS.

  4. 2019

    Adquisición por el grupo Brasmar. Obtención de cadena de custodia ASC y MSC.

  5. 2020

    Renovación de la imagen de marca. Incorporación de mejoras tecnológicas y de procesos

Selección en orígen

Solo partiendo de la mejor materia prima se puede conseguir un producto excepcional.

Las frías aguas del Atlántico Norte son el mejor hábitat para el desarrollo de las especies más puras de salmón (Salmo salar) y bacalao (Gadus morhua). Con ellas conseguimos la textura, firmeza y sabor que nos hacen únicos.

RESPETO POR LA MATERIA PRIMA

Siempre fresco

Salmón fresco y entero, sin apenas manipulación y seleccionado por su calidad, color y firmeza. La materia prima tratada con el máximo cuidado en todas las fases del proceso, sin añadir conservantes ni aditivos más allá que la sal necesaria para su curación.

Proceso tradicional

Tal y como lo hacían ellos así lo hacemos nosotros

Siguiendo el método tradicional; así empezamos y así seguimos, examinando cada pieza: su grosor, tamaño, color, firmeza… para conseguir el punto justo de curación y ahumado. Un proceso en el que el conocimiento y la dedicación son claves.

SEGURIDAD ALIMENTARIA

Nuestro compromiso con los consumidores: cuidado extremo

Trazabilidad absoluta desde la entrada de materia prima en nuestras instalaciones hasta el final de la vida útil de los productos. Cumplimos con las máximas normas de seguridad e higiene y eso nos ha llevado a conseguir la certificación IFS.

Conoce Nuestras Marcas